¿Eres deportista? ¿Utilizas protector bucal?

¿Qué es un protector bucal? 

Un protector bucal es, como su nombre indica, una medida de protección para nuestra boca.

¿Imaginas el problema que te supondría que, debido a un impacto practicando deporte, uno o varios de tus dientes resultaran fracturados?

Nunca pensamos en estas situaciones hasta que nos vemos envueltos en una de ellas.

La mejor elección para anticiparte es la prevención, y es aquí donde entran en juego los protectores bucales para deportistas.

Los protectores amortiguan los impactos recibidos en la cara, reduciendo el riesgo de fracturas dentales y lesiones en labios, lengua o en la propia mandíbula.

 

¿Cuándo está indicado el uso de protector bucal?

Recomendamos usar protector bucal en todo tipo de deportes, sobre todo en deportes de impacto como el fútbol, el boxeo y el hockey.

También está indicado en deportes en los que pueda ser probable una caída, como el running, el ciclismo, el atletismo o el patinaje.

En definitiva, en cualquier deporte siempre es recomendable proteger nuestra boca de posibles impactos.

 

¿Cuál es la diferencia con una férula de descarga? ¿Puedo usar la mía como protector bucal?

Las férulas de descarga son duras y NUNCA se deben usar para practicar ningún deporte porque al recibir un impacto podrían provocar lesiones gravísimas.

 

¿Qué tipos de protectores bucales existen?

  • Prefabricados:

O “talla única”. Son muy baratos, se pueden adquirir en tiendas deportivas y, como os imaginareis, no se adaptan en absoluto a la boca e incluso al ser muy voluminosos pueden generar problemas para respirar o tragar saliva.

  • Prefabricados para calentar y morder:

Se pueden adquirir en farmacias y, aunque ajustan algo mejor que los anteriores, siguen careciendo del ajuste individualizado tan necesario para que las arcadas ocluyan correctamente y la boca esté totalmente protegida.

  • A medida:

Son los que prescribimos y aconsejamos siempre en nuestra clínica.

El procedimiento es muy sencillo: tras tomar “medidas” de la boca de nuestro paciente, enviamos esos registros a un laboratorio especializado en la realización de protectores bucales, que creará un protector exclusivo para esa persona, y además nos dará la opción de personalizarlo.

Cuando el protector ya está fabricado, volvemos a citar al paciente para ajustarlo definitivamente, de manera que el protector se adapte totalmente a su boca y resulte tan cómodo que el paciente lo use siempre, que es nuestro principal objetivo: asegurarnos de que su boca estará siempre protegida.

Nos gusta decirles a nuestros pacientes que el protector bucal debe ser una parte más del uniforme deportivo.

Si te apetece tener el tuyo o necesitas que te expliquemos algo más al respecto, coge tu cita y te informaremos sin compromiso.

Dra. Marta Avilés

Odontóloga

Clínica Dental Santa Bárbara

 

¡Contáctanos!