«Tengo la boca seca».

«Siempre tengo que llevar un botellín de agua».

«A veces me cuesta trabajo hasta hablar, de lo seca que tengo la boca».

Son frases de nuestros pacientes que escuchamos diariamente en nuestra consulta.

La boca seca, o xerostomía es una situación bastante molesta en la que se produce una disminución de la producción de saliva por parte de las glándulas salivares, disminuyendo así la saliva en boca y generándose una sensación de sequedad constante bastante incómoda para la persona, además de perjudicial para la salud bucodental.

Si tú no la padeces seguro que conoces a algún familiar o amigo que sí, porque es bastante frecuente,  ya que se presenta en uno de cada cinco adultos, siendo más frecuente en mujeres.

La saliva cumple funciones muy importantes en nuestra boca: contribuye a la formación del bolo alimenticio y nos ayuda a tragarlo, controla el pH de la cavidad oral neutralizando ácidos y arrastrando sustancias, posee acción limpiadora,  antimicrobiana y defensiva y nos aporta hidratación.

Siendo tan importante en nuestra boca, su disminución drástica como ocurre en los pacientes que sufren xerostomía o «boca seca» genera toda una serie de problemas:

  • Problemas en las mucosas, que se deshidratan.
  • Mayor número de caries y enfermedad periodontal.
  • Aumento de las lesiones producidas por prótesis.
  • Dificultad para hablar, masticar y tragar.
  • Halitosis («mal aliento»)

Existen productos específicos para humectar la boca y disminuir los síntomas, pero lo más importante es estudiar cada caso concreto y determinar así la causa de la xerostomía en cada persona.

Las causas pueden ser múltiples e ir desde el envejecimiento hasta la ingesta de ciertos medicamentos. Os animamos a acudir a consulta para examinar vuestro caso y así poder ayudaros a solucionar esta situación tan cotidiana para muchos de vosotros y a la vez tan molesta.

 

Dra.  M. Avilés

Odontóloga

× ¡Contáctanos!